En este Blog encontrará reflexiones sobre la Palabra de Dios, a partir de los textos del evangelio de la Liturgia Dominical. Además de comentarios sobre la Iglesia y sus testigos. Quiere ser una ayuda en el seguimiento de Jesús en la Iglesia desde el sur del mundo.

sábado, 23 de enero de 2010

El Espíritu del Señor está sobre mí


Lecturas: Neh 8, 2-4. 5-6. 8-10; Sal 19,8.9.10.15; 1Cor 12, 12-30; Lc 1, 1-4.4, 14-21

Muchos han tratado de relatar ordenadamente los acontecimientos que se cumplieron entre nosotros, tal como nos fueron transmitidos por aquellos que han sido desde el comienzo testigos oculares y servidores de la Palabra.
Por eso, después de informarme cuidadosamente de todo desde los orígenes, yo también he decidido escribir para ti, excelentísimo Teófilo, un relato ordenado, a fin de que conozcas bien la solidez de las enseñanzas que has recibido.

Jesús volvió a Galilea con del poder el Espíritu y su fama se extendió en toda la región.

Enseñaba en las sinagogas y todos lo alababan.

Jesús fue a Nazaret, donde se había criado; el sábado entró como de costumbre en la sinagoga y se levantó para hacer la lectura.
Le presentaron el libro del profeta Isaías y, abriéndolo, encontró el pasaje donde estaba escrito:
El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha consagrado por la unción. El me envió a llevar la Buena Noticia a los pobres, a anunciar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, a dar la libertad a los oprimidos
y proclamar un año de gracia del Señor.
Jesús cerró el Libro, lo devolvió al ayudante y se sentó. Todos en la sinagoga tenían los ojos fijos en él.
Entonces comenzó a decirles: "Hoy se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír".
-----------------------------------------------------------------------------
Presenta la lectura de este domingo el inicio del evangelio de Lucas: primero la presentación a toda la obra Lucana y después el comienzo del ministerio pastoral de Jesús.

Es interesante leer los primeros versículos de este evangelio, pues nos muestra la intención del autor de trasmitir el mensaje en forma tal, que quien lee y escucha pueda ir también optando cada vez más por Jesús, a partir de la fe que ya ha recibido. Pensemos que Lucas escribe dos libros en el nuevo Testamento, su evangelio y los Hechos de los Apóstoles, ambos dirigidos a un tal Teófilo (el amado de Dios), que pudo haber sido una persona real, o que bien nos puede representar a todos quienes leemos y escuchamos el evangelio de Lucas. De alguna manera, todos somos "Teófilo", amados de Dios a quien Lucas quiere trasmitir el mensaje de Jesús y la vida de sus primeros discípulos.

La liturgia de hoy nos traslada, después de la presentación de la obra, a Jesús que vuelve a su tierra, guiado por el Espíritu. No es Jesús uno que va sin sentido o sin un "norte" en su vida, él va guiado por el Espíritu de Dios. Y ya cuando llega a Nazaret, el pueblo donde se había criado, llega con fama, es decir, con una gran expectación en torno a su persona, con lo que iba a hacer o decir, es así como se presenta a la sinagoga (lugar de oración del pueblo), como era su costumbre el día sábado.

Notemos la solemnidad del relato de Lucas, Jesús entra en la Sinagoga, se levanta a leer y le entregan el libro del profeta Isaías. Estamos en el corazón de la narracción: "El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha consagrado por la unción...". Tras la lectura Jesús hace el camino a la inversa, entrega el libro y se sienta. La posición del que enseña, del maestro es precisamente esta, el estar sentado. Y Jesús enseña, con una frase categórica: "Hoy se ha cumplido ésta palabra que acaban de oír".

Este es un gran anuncio para todos los cristianos y para toda la humanidad, ha comenzando el reinado de Dios, es en el pasaje del libro del profeta Isaías, donde se resume la acción salvífica de Jesucristo: La buena noticia (el evangelio) se anuncia a los pobres, a los cautivos su remisión, a los ciegos que recobrarán la vista, y la liberación a los oprimidos. Un año de Gracia del Señor.

Que también nosotros sepamos descubrir este Reino de Dios, anunciado por Jesús en nuestra vida, y nos unamos a su misión de evangelización y misericordia, que podamos vivir también un año de Gracia del Señor.

Feliz domingo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario