En este Blog encontrará reflexiones sobre la Palabra de Dios, a partir de los textos del evangelio de la Liturgia Dominical. Además de comentarios sobre la Iglesia y sus testigos. Quiere ser una ayuda en el seguimiento de Jesús en la Iglesia desde el sur del mundo.

sábado, 3 de noviembre de 2012

Mirada a lo esencial

Evangelio según San Marcos 12,28b-34.
Un escriba que los oyó discutir, al ver que les había respondido bien, se acercó y le preguntó: "¿Cuál es el primero de los mandamientos?".
Jesús respondió: "El primero es: Escucha, Israel: el Señor nuestro Dios es el único Señor;
y tú amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma, con todo tu espíritu y con todas tus fuerzas.
El segundo es: Amarás a tu prójimo como a tí mismo. No hay otro mandamiento más grande que estos".
El escriba le dijo: "Muy bien, Maestro, tienes razón al decir que hay un solo Dios y no hay otro más que él,
y que amarlo con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a sí mismo, vale más que todos los holocaustos y todos los sacrificios".
Jesús, al ver que había respondido tan acertadamente, le dijo: "Tú no estás lejos del Reino de Dios". Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.




En el evangelio que se leerá este domingo en las misas y en las liturgias, a Jesús se le pregunta sobre cuál de todos los mandamientos es el más importante (Mc 12, 28-34). El que le hace la pregunta es un escriba, es decir, uno que conoce los mandamientos y la Ley de Dios. Ya que a su estudio de dedicaban los escribas.

En esta ocasión la pregunta es de buena fe, ya que el escriba ha escuchado las respuestas previas que Jesús ha hecho frente a otras interrogantes. Le pregunta sobre el mandamiento más importante puede, sin embargo parecer extraña precisamente hecha por un experto en la materia, pero esto no es tan raro si se piensa en la cantidad de mandamientos y normas en el que el judaísmo tenía en la época. El Señor responde desde la tradición de sus padres, recitando el inicio del texto de Deuteronomio 6,4 clásico en la religión judía: “escucha Israel”. El mandamiento más importante es amar a Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Jesús no ha dicho nada que el escriba no supiera, pero muchas veces lo obvio, y fundamental pasa a segundo plano. ¿Cuántas veces también nosotros los cristianos, olvidamos la centralidad del amor a Dios?. Dios es el único Señor, el único Dios, es el único Absoluto, frente a Él, todo se relativiza. A veces nos aferramos a las “cosas” de Dios y no a Dios mismo. Jesús nos recuerda la importancia de volver a lo fundamental.

El segundo mandamiento, Jesús lo asocia al primero, este es el amor al prójimo como a uno mismo, que también viene de la Ley de Moisés en el Levítico 19,18. Esta correspondencia entre el amor a Dios y el amor al prójimo es propia de la enseñanza del judaísmo y que luego se traspasa al cristianismo. Es inseparable el amor a Dios con el amor al prójimo. Es vital para la Iglesia y los cristianos volver siempre a la fuente de nuestra fe, como es la Sagrada Escritura y la Tradición. Un feliz domingo para todos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario