En este Blog encontrará reflexiones sobre la Palabra de Dios, a partir de los textos del evangelio de la Liturgia Dominical. Además de comentarios sobre la Iglesia y sus testigos. Quiere ser una ayuda en el seguimiento de Jesús en la Iglesia desde el sur del mundo.

jueves, 6 de noviembre de 2014

Respeto a lo Sagrado


.

 

Lectura del santo evangelio según san Juan 2, 13-22

Se acercaba la Pascua de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén.
Y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados; y, haciendo un azote de cordeles, los echó a todos del templo, ovejas y bueyes; y a los cambistas les esparció las monedas y les volcó las mesas; y a los que vendían palomas les dijo: «Quitad esto de aquí; no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre.»
Sus discípulos se acordaron de lo que está escrito: «El celo de tu casa me devora.»
Entonces intervinieron los judíos y le preguntaron: «¿Qué signos nos muestras para obrar así?»
Jesús contestó: «Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.»
Los judíos replicaron: «Cuarenta y seis años ha costado construir este templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?»
Pero él hablaba del templo de su cuerpo. Y, cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos se acordaron de que lo había dicho, y dieron fe a la Escritura y a la palabra que había dicho Jesús.

 -------------------------------------------------------------------------

Hay dos situaciones en que Jesús se enoja, una cuando sus discípulos reprenden a aquellas personas que querían que el Señor les bendijera a los niños, y la segunda cuando expulsa violentamente a los mercaderes del Templo. El texto del evangelio de este domingo es el segundo de estos (Jn 2, 13-22). Esa imagen de Jesús haciendo un látigo para expulsar a aquellos que hacían cambios de monedas o derribando las mesas, no es la imagen dulzona o bonachona que a veces predomina, incluso en las redes sociales.

Jesús es el Hijo de Dios, y el enviado de su Padre, para mostrarnos un camino a seguir. El camino de las bienaventuranzas. El camino de Jesús, es un camino de alegría, pero que también exige para ser discípulos suyos. Jesús perdona, llora y se enoja. La misericordia no se contradice con la exigencia.

Jesús pide el respeto que es debido al lugar santo de Jerusalén, el Templo, lo que él mismo llama: “la casa de mi Padre”. Es cierto que dirá luego a la samaritana que los verdaderos adoradores, lo harán en espíritu y verdad, y en cualquier lugar, pero esto no se contradice, con el significado del templo y la actitud de Jesús frente a los que hacían comercio en él. El Templo significa el mismo cuerpo de Jesús que resucitará a los tres días, como lo anuncia a quienes le preguntan, con qué autoridad expulsa a los mercaderes.

Cada cosa tiene su momento y su lugar, respetemos y enseñemos a los niños y jóvenes a respetar aquello que nos evoca a Dios, templos, capillas, es parte de una educación a la tolerancia y a la libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario