viernes, 19 de febrero de 2016

Transfigurados con Jesús


Celebramos el segundo Domingo de Cuaresma, tiempo de preparación a la Semana Santa, la liturgia dominical nos ofrece el texto de la Transfiguración del Señor (Lc 9, 28-36). El protagonista de todo el texto es Jesús: él es quien toma la iniciativa, llevando a tres de sus discípulos (Pedro, Santiago y Juan), para subir a la montaña a orar. La iniciativa de Jesús es la de llevar a sus discípulos al camino de la oración, al encuentro con Dios Padre.

Se produce entonces la Transfiguración de Jesús, un momento privilegiado de oración y de encuentro, en el que se hacen presentes Moisés y Elías (que representan la Ley y la Profecía). Tal sería la alegría y el estupor de ellos, que Pedro propone en levantar tiendas para ellos: “Que bien estamos aquí”.

Pero Jesús ha llevado a sus discípulos a la montaña a orar, es decir, para que se encuentren con Dios Padre, se transforma en el mediador entre Dios y los hombres, mediador que asume y supera la Ley y los profetas. La nueve los cubre y los envuelve la presencia divina que les pide que reconozcan en Jesús, al Hijo de Dios, al elegido. La invitación es a escucharlo, en la oración cuando nos acercamos a Él, pero también a encontrarlo en la cotidianidad de nuestra vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Una nueva Iglesia

Nos sacuden las noticias que afectan a la Iglesia, abusos, encubrimientos y delitos, que a muchos dejan perple...