En este Blog encontrará reflexiones sobre la Palabra de Dios, a partir de los textos del evangelio de la Liturgia Dominical. Además de comentarios sobre la Iglesia y sus testigos. Quiere ser una ayuda en el seguimiento de Jesús en la Iglesia desde el sur del mundo.

jueves, 30 de junio de 2016

¿Para qué la Iglesia?



Podríamos preguntarnos en estos tiempos en que los intereses de la mayoría aparentemente no buscan lo espiritual. En más, aún buscando lo espiritual, pareciera que tampoco se encuentra en la Iglesia, o religiones en general, el poder saciar el deseo de trascendencia. Muchas veces la Iglesia aparece como una institución que busca sólo perpetuar sus propios intereses.

El Señor Jesús manifiesta una clara voluntad de fundar una comunidad eclesial, donde se pueda vivir comunitariamente la fe, y que tiene un despliegue histórico, y que por cierto, está marcado por esa historia. El texto de este domingo (Lc 10, 1-12.17-20), nos presenta a Jesús designando y enviando a setenta y dos discípulos, para anunciar el Reino de Dios. Un grupo distinto a los “Doce”, a los que ya había llamado.

Jesús envía a estos discípulos misioneros como “ovejas en medio de lobos”, esto quiere decir en medio de dificultades y obstáculos. Los envía “sin dinero, provisiones, ni calzado”, como para indicar la importancia de colocar la confianza no en esas cosas, sino en Dios. Los manda con un mensaje de paz para las casas y ciudades donde los reciban, para que esa paz permanezca en ellos. Los envía con el poder del Espíritu Santo para que sanen los enfermos, como signo de la cercanía del Reino de Dios que deben anunciar.

Los discípulos regresan llenos de gozo, porque “hasta los demonios fueron sometidos al Nombre de Jesús”. Jesús reconoce su labor misionera, pero los invita a que no se alegren por la victoria sobre el mal (que finalmente es de Dios), ni por éxito pastoral obtenido, sino porque sus nombres “serán inscritos en el Libro de la Vida”, es decir que sus vidas están en Dios. Esta es la misión de la Iglesia, anunciar la Alegría del Evangelio, proclamar el Amor misericordioso de Dios para con la humanidad, y en la medida que pueda dar testimonio de esto, tendrá sentido la misma Iglesia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario