En este Blog encontrará reflexiones sobre la Palabra de Dios, a partir de los textos del evangelio de la Liturgia Dominical. Además de comentarios sobre la Iglesia y sus testigos. Quiere ser una ayuda en el seguimiento de Jesús en la Iglesia desde el sur del mundo.

sábado, 5 de septiembre de 2009

¿Cuáles son nuestras sorderas?...


Lecturas: Is 35, 4-7; Sal 145, 7-10; Sant 2, 1-7; Mc 7, 31-37.

El domingo pasado las lecturas invitaban a escuchar al Señor, con el corazón, con toda nuestra vida. Esta semana Marcos narra el encuentro de un hombre sordo y que tiene dificultad para hablar con Jesús. Por lo tanto fisicamente, no tiene la posibilidad de escuchar lo que Jesús dice, pero podemos descubrir un sentido más profundo en esta palabra de Dios, en la línea de la escucha del creyente a Dios, de que más que la sordera fisica, es la sordera espiritual la que más dificulta nuestra fe.

Una primera observación es hacer notar que este hombre impedido, es presentado por otros a Jesús, que lo llevan para que él le imponga las manos. Es importante remarcar el hecho, aunque puede pasar un poco inadvertido, de que son otros, los que se preocupan por él. Que necesitamos muchas veces de los demás para acercarnos a Dios, especialmente, cuando somos sordos a su llamada. Y que también nosotros podemos ser facilitadores del encuentro con el Señor de otras personas.

Una segunda observación, Jesús usa gestos muy concretos para sanar al hombre, primero un gesto de dignidad hacia él, de llevarlo aparte, lejos de donde se encuentra toda la multitud. Luego tocar sus oídos y con su saliva tocar sus labios, para lograr el milagro. "effatá", "abrete", son las palabras que le dirige, no a los sentidos, sino a la persona, ¡abrete! -le dice a él y también a nosotros- abrete a la palabra de Dios, escucha lo que Dios quiere decirte, descubre en tu vida lo que Dios te tiene preparado, "sed fuertes, no teman:ahí está su Dios", como anuncia el profeta Isaías.

Descubramos cuales son nuestras sorderas, aquello que no queremos oír, toda la belleza que se nos regala, cada día y que muchas veces no sabemos apreciar, ni cuidar. No callemos todo aquello que Dios, quiere que anunciemos a los demás, de bondad, de perdón, de amistad. Ni tampoco callar las injusticias, ni la maldad, todo lo que va contra el plan de Dios.

Buen domingo a todos

1 comentario:

pablo dijo...

Esta lectura del Evangelio de San Marcos, la escuche en la Misa de lasa 19:00 hrs, del sábado en la Iglesia de San Francisco en Curicó, la lectura y la homilia del Padre mauricio Jacques, Vicario del Obispado de Talca, y note en mí una pequeña diferencia, que es cuando uno se aleja a un lugar apartado y recibe la palabra que ayuda, en esta oportunidad toda mi atención era para la lectura y la reflección, a veces me pasa que al estar preocupado del hacer, no me concentro en la palabra del Señor, que es el principio, entenderla bien, y atesorarla, para despues pasar a la acción, gracias por este hermoso lugar de encuentro,.

Publicar un comentario