viernes, 16 de octubre de 2009

Entre ustedes no debe suceder así. Al contrario, el que quiera ser grande, que se haga servidor de todos


Lecturas Domingo XXIX Tiempo Ordinario: Is 53, 10-11; Sal 32, 4-5. 18-20.22; Heb 4, 14-16; Mc 10, 35-45.

"Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, se acercaron a Jesús y le dijeron: "Maestro, queremos que nos concedas lo que te vamos a pedir".
El les respondió: "¿Qué quieren que haga por ustedes?".
Ellos le dijeron: "Concédenos sentarnos uno a tu derecha y el otro a tu izquierda, cuando estés en tu gloria".
Jesús les dijo: "No saben lo que piden. ¿Pueden beber el cáliz que yo beberé y recibir el bautismo que yo recibiré?".
"Podemos", le respondieron. Entonces Jesús agregó: "Ustedes beberán el cáliz que yo beberé y recibirán el mismo bautismo que yo.
En cuanto a sentarse a mi derecha o a mi izquierda, no me toca a mí concederlo, sino que esos puestos son para quienes han sido destinados".
Los otros diez, que habían oído a Santiago y a Juan, se indignaron contra ellos.
Jesús los llamó y les dijo: "Ustedes saben que aquellos a quienes se considera gobernantes, dominan a las naciones como si fueran sus dueños, y los poderosos les hacen sentir su autoridad.
Entre ustedes no debe suceder así. Al contrario, el que quiera ser grande, que se haga servidor de ustedes;
y el que quiera ser el primero, que se haga servidor de todos.
Porque el mismo Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por una multitud".
Se nos ofrece un texto que podemos dividir en dos partes: una primera que es la petición de Santiago y Juan a Jesús, con la respuesta de éste; y una segunda con la enseñanza de Jesús al grupo de los "doce".

Le piden a Jesús ocupar los primeros puestos, como si fueran grandes dignatarios de este mundo. Es fuerte pensar que justo antes de esta petición, Jesús ha anunciado por tercera vez su Pasión, o sea, es un contraste entre la cruz de Jesús y los deseos de poder de sus discípulos. Contrasta aún más la forma de hacer la petición: "queremos que nos concedas lo que te vamos a pedir", porque es lo contrario de un discípulo que busca seguir a Jesucristo, que está a la escucha de su Palabra, que está disponible a la voluntad del Padre, ellos no sólo buscan los primeros puestos, sino que además quieren imponer su propia voluntad.

Jesús responde con una afirmación:"No saben lo que piden", no han hecho los discípulos una reflexión profunda, no han hecho un discernimiento, no han logrado captar el mensaje de Jesús, a pesar de llevar ya un tiempo de seguimiento junto a él.

Debemos asumir el destino de Cristo, a través del bautismo y de la Eucaristía (beber la Copa), que nos colocan en el verdadero seguimiento de Jesús, que no es de "primeros puestos", sino que es un camino de humildad y servicio. Aqui quedan reflejados el modo de pensar y hacer del hombre y de Dios, mientras el primero busca grandezas, glorificación y autoexaltación, basados en la soberbia y el orgullo. Dios se abaja, se humilla desciende a nosotros, en la creación, la encarnación y el Misterio Pascual.

Por eso que el Hijo del hombre (Jesús mismo), es para nosotros cristianos el referente principal de acción, porque él no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida para el rescate de muchos. No busquemos, pues, los primeros puestos, como lo hacen los poderosos de este mundo, sino busquemos ser otros cristos dispuestos a servir generosamente a los demás.

Feliz Domingo.


2 comentarios:

  1. Gracias Padre Carlos, un abrazo y saludos a la distancia,.....Pablo

    ResponderEliminar
  2. Acabo de encontrar tu Blog, P. Carlos...muchas gracias por tus aportaciones bíblicas...las cuales nos ayudan a conocer, profundizar en las Enseñanzas del Amado JESUS...a aprender de ÉL...hacer la Voluntad del Padre y a Amarlo... y así...llegar a DIOS.

    Un sincero Abrazo en CRISTO.

    Carmen
    concienciaprimordial.blogspot.com

    ResponderEliminar

Una nueva Iglesia

Nos sacuden las noticias que afectan a la Iglesia, abusos, encubrimientos y delitos, que a muchos dejan perple...