En este Blog encontrará reflexiones sobre la Palabra de Dios, a partir de los textos del evangelio de la Liturgia Dominical. Además de comentarios sobre la Iglesia y sus testigos. Quiere ser una ayuda en el seguimiento de Jesús en la Iglesia desde el sur del mundo.

sábado, 21 de noviembre de 2009

Jesús, un rey distinto


Domingo 22 Noviembre: Dn 7, 13-14; Sal 92, 1-2.5; Apoc 1, 5-8; Jn 18, 33-37.

Pilato volvió a entrar en el pretorio, llamó a Jesús y le preguntó: "¿Eres tú el rey de los judíos?".
Jesús le respondió: "¿Dices esto por ti mismo u otros te lo han dicho de mí?".
Pilato replicó: "¿Acaso yo soy judío? Tus compatriotas y los sumos sacerdotes te han puesto en mis manos. ¿Qué es lo que has hecho?".
Jesús respondió: "Mi realeza no es de este mundo. Si mi realeza fuera de este mundo, los que están a mi servicio habrían combatido para que yo no fuera entregado a los judíos. Pero mi realeza no es de aquí".
Pilato le dijo: "¿Entonces tú eres rey?". Jesús respondió: "Tú lo dices: yo soy rey. Para esto he nacido y he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. El que es de la verdad, escucha mi voz".

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Comentario:

Celebramos este domingo la Solemnidad de Cristo Rey, con la que culmina el año litúrgico. Este título puede causar confusión. Es un nombre que nos hace pensar en grandezas de este mundo, en realezas, palacios y coronas. Nada más extraño al mensaje de Jesús, humilde predicador, caminante de Palestina. Ha sido tal la confusión, que muchas veces vemos imágenes de Cristo entronizado como un rey "de este mundo", o a sus seguidores viviendo en palacios, o reyes que creían que su poder venía de lo alto. En fin, nada de esto tiene que ver con Cristo, ni con su realeza.

Sin embargo, ante la pregunta de Pilato: ¿entonces tú eres rey?, Jesús responde afirmativamente: "yo soy rey". ¿cómo se entiende esto?. Efectivamente, Jesús es rey, pero como él mismo le explica a Pilato, su reino no es de este mundo. Es curioso que Jesús responde sobre su reino, y no sobre su condición de rey.

Pilato, como muchos todavía hoy, está preocupado de la posible amenaza de Jesús para el Imperio que representa. Pero el reino de Jesús no es de este mundo, no porque no tenga nada que ver con el mundo, sino porque su origen es divino: el Reino de Dios. El reino de Jesús es el de la verdad, Jesús ha venido a revelar la verdad de Dios, y por eso su reino no tiene súbditos, como los reinados de este mundo. Jesús tiene discípulos que escuchan su voz porque ven en ella la verdad. Sólo los que están a favor de la verdad pueden entender en qué sentido Jesús es rey.

Jesús es rey, pero no según las categorias mundanas. No es el rey de corona de oro y brillantes, sino es el rey de la corona de espinas de los humillados de la tierra. Jesús es el rey de los humildes y sencillos, de los pobres y de los que sufren, de los que esperan y de los que luchan por una sociedad más justa. El reinado de Dios, está en quienes buscan la verdad con sincero corazón, y en aquellos que se indignan de la injusticia. Jesús es rey para aquellos que no aceptamos, que sea el dinero, la ambición, el poder, los que gobiernan el mundo. Jesús reina en los corazones de todos aquellos que luchamos por un mundo mejor. El reino de Dios, es la defensa de la vida y del medio ambiente, regalos del Creador.

Feliz domingo de Cristo rey.


No hay comentarios:

Publicar un comentario