viernes, 30 de septiembre de 2016

La Fe, don de Dios



Profecía de Habacuc 1, 2-3; 2,2-4
Salmo responsorial 94, 1-2. 6-9
Segunda carta del Apóstol san Pablo a Timoteo 1, 6-8. 13-14

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 17, 3b-10

Dijo el Señor a sus discípulos: Si tu hermano peca, repréndelo, y si se arrepiente, perdónalo. Y si peca siete veces al día contra ti, y otras tantas vuelve a ti, diciendo: “Me arrepiento”, perdónalo.
Los Apóstoles dijeron al Señor: Auméntanos la fe. Él respondió: Si ustedes tuvieran fe del tamaño de un grano de mostaza, y dijeran a esa morera que está ahí: “Arráncate de raíz y plántate en el mar”, ella les obedecería.
Supongamos que uno de ustedes tiene un servidor para arar o cuidar el ganado.
Cuando éste regresa del campo, ¿acaso le dirá: “Ven pronto y siéntate a la mesa”?
¿No le dirá más bien: “Prepárame la cena y recógete la túnica para servirme hasta que yo haya comido y bebido, y tú comerás y beberás después”? ¿Deberá mostrarse agradecido con el servidor porque hizo lo que se le mandó?
Así también ustedes, cuando hayan hecho todo lo que se les mande, digan: “Somos simples servidores, no hemos hecho más que cumplir con nuestro deber”.

-------------------------------
 
-->
Nuestra fe en Dios y en Jesucristo, muchas veces se puede ver golpeada y debilitada, por el escándalo en la Iglesia, o también por las pequeñas cosas del día a día, en nuestras comunidades: discusiones, cinismo, enemistades, etc. Jesús en el evangelio que escuchamos este domingo (Lc 17,3-10), pone a sus discípulos en alerta sobre estos problemas, y propone el camino del perdón, que es camino de conversión y de amor. “Si tu hermano se arrepiente, perdónalo”, dice Jesús, “si siete veces te ofende, y siete veces vuelve arrepentido, perdónalo”.

Los apóstoles comprenden  lo difícil del camino que Jesús les propone (también hoy nosotros lo podemos sentir así) y le dicen: “Señor, auméntanos la fe”. Es decir, ayúdanos a aumentar la confianza en el la fuerza y el poder de Dios en nosotros. Como escribe san Pablo a Timoteo (2Tim 1,7), el Espíritu de Dios es el que da la fortaleza, el amor y la sobriedad. La fe es un Don de Dios, que hemos recibido y debemos reavivar y no dejar que se apague. El justo vivirá por su fe, nos va a recordar el profeta Habacuc en la primera lectura de este domingo (Hab 1,4).

La fe en Dios y en Jesucristo nos mueve hacia él, pero también nos conduce por senderos de perdón y de servicio a los hermanos. Las lecturas de este domingo son un llamado a reavivar el don de Dios que está en nosotros: la fe. A estar atentos a lo que Él nos quiere decir: “Ojalá hoy escuchen la voz del Señor” (Sal 94,1). A anunciar su Reino como simples servidores, que no hacemos más que cumplir con nuestro deber de cristianos.

1 comentario:

  1. Gracias padre, muy bueno el comentario y esta instancia de evangelización. Unidos en María.

    ResponderEliminar

Una nueva Iglesia

Nos sacuden las noticias que afectan a la Iglesia, abusos, encubrimientos y delitos, que a muchos dejan perple...