En este Blog encontrará reflexiones sobre la Palabra de Dios, a partir de los textos del evangelio de la Liturgia Dominical. Además de comentarios sobre la Iglesia y sus testigos. Quiere ser una ayuda en el seguimiento de Jesús en la Iglesia desde el sur del mundo.

jueves, 14 de octubre de 2010

Orar día y noche sin descanso




Lecturas: Ex 17,8-13; Sal 121(120),1-2.3-4.5-6.7-8; 2Tim 3,14-17.4,1-2.

Evangelio según San Lucas 18,1-8.
Después Jesús les enseñó con una parábola que era necesario orar siempre sin desanimarse: "En una ciudad había un juez que no temía a Dios ni le importaban los hombres; y en la misma ciudad vivía una viuda que recurría a él, diciéndole: 'Te ruego que me hagas justicia contra mi adversario'. Durante mucho tiempo el juez se negó, pero después dijo: 'Yo no temo a Dios ni me importan los hombres, pero como esta viuda me molesta, le haré justicia para que no venga continuamente a fastidiarme'".
Y el Señor dijo: "Oigan lo que dijo este juez injusto. Y Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos, que claman a él día y noche?,¿los hará esperar?. Les aseguro que en un abrir y cerrar de ojos les hará justicia.
Pero cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará fe sobre la tierra?".
___________________________________________________________________
Las lecturas de este domingo están orientadas todas a la oración, y a la confianza que el creyente deposita en Dios, fuente y objeto de su fe. La relación entre la oración y la fe, es por lo mismo un tema central en el texto del evangelio de Lucas que leemos esta semana.

Como en tantas ocasiones Jesús cuenta una parábola para transmitir su mensaje: el juez injusto que no teme a Dios, ni se preocupa de las personas, menos de una pobre mujer viuda; la viuda representa a aquellos que tienen "hambre y sed de justicia". La actitud de constancia y perseverancia de ella, Jesús lo presenta como un ejemplo de fe y de oración. Porque si un hombre injusto, como el juez de la parábola escucha y hace justicia a la viuda, por la sola razón de no ser molestado más, con cuanta mayor razón Dios hará justicia a sus fieles, a aquellos que lo invocan día y noche.

La motivación de Jesús para contar esta parábola, más que el tema de la justicia social (que de todas formas está presente en el texto por la presencia de la viuda), es la de enseñarles a orar, sin descanso, sin desanimarse, día y noche. La invitación es a hacer oración todos los días y todo el día. Y en este sentido cobra fuerza y significado la imagen de la viuda pobre: ¿por qué Jesús quizo escogerla?, precisamente porque la oración de los pobres es una oración llena de confianza y de esperanza. El pobre no tiene donde más poner su confianza, sino que en Dios, no es el dinero, ni el poder sus apoyos. Es una oración llena de esperanza porque confía que le hará justicia Áquel que es el Justo y Misericordioso por sobre todo. La fe y la oración de los pobres es presentada por Jesús como modelo: pensemos solamente en las manifestación de fe y esperanza de los mineros y sus familias en Chile en estos días.

El último párrafo del evangelio dominical, nos estremece y desafía a la vez. La pregunta de Jesús queda abierta a ser respondida por nosotros, no en forma intelectual, sino que con nuestra vida: ¿encontrará fe el hijo del hombre cuando vuelva?. Cada uno de nosotros tiene que responder a esta pregunta del Señor, ¿Cómo está nuestra fe?, ¿y mi oración?. Orar a Dios día y noche, poner nuestras vidas completamente en las manos de Él, sin descanso así como la viuda pobre que con su insistencia y perseverancia se nos revela como ejemplo para nuestra oración cotidiana.

Que el Señor de la Vida y la historia, nos bendiga cada uno de nuestros días.

1 comentario:

Anónimo dijo...

hola, mi familia y yo estamos pasando por un fuerte problema nos comentaron que hay lugares para hacer oración dia y noche y queríamos saber el lugar o la pagina porfavor si saben pues informenos nos urge

Publicar un comentario