En este Blog encontrará reflexiones sobre la Palabra de Dios, a partir de los textos del evangelio de la Liturgia Dominical. Además de comentarios sobre la Iglesia y sus testigos. Quiere ser una ayuda en el seguimiento de Jesús en la Iglesia desde el sur del mundo.

sábado, 1 de septiembre de 2012

Mes de la Biblia





Evangelio según San Marcos 7,1-8.14-15.21-23.
Los fariseos con algunos escribas llegados de Jerusalén se acercaron a Jesús,
y vieron que algunos de sus discípulos comían con las manos impuras, es decir, sin lavar.
Los fariseos, en efecto, y los judíos en general, no comen sin lavarse antes cuidadosamente las manos, siguiendo la tradición de sus antepasados;
y al volver del mercado, no comen sin hacer primero las abluciones. Además, hay muchas otras prácticas, a las que están aferrados por tradición, como el lavado de los vasos, de las jarras y de la vajilla de bronce.
Entonces los fariseos y los escribas preguntaron a Jesús: "¿Por qué tus discípulos no proceden de acuerdo con la tradición de nuestros antepasados, sino que comen con las manos impuras?".
El les respondió: "¡Hipócritas! Bien profetizó de ustedes Isaías, en el pasaje de la Escritura que dice: Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí.
En vano me rinde culto: las doctrinas que enseñan no son sino preceptos humanos.
Ustedes dejan de lado el mandamiento de Dios, por seguir la tradición de los hombres".
Y Jesús, llamando otra vez a la gente, les dijo: "Escúchenme todos y entiéndanlo bien.
Ninguna cosa externa que entra en el hombre puede mancharlo; lo que lo hace impuro es aquello que sale del hombre.
Porque es del interior, del corazón de los hombres, de donde provienen las malas intenciones, las fornicaciones, los robos, los homicidios,
los adulterios, la avaricia, la maldad, los engaños, las deshonestidades, la envidia, la difamación, el orgullo, el desatino.
Todas estas cosas malas proceden del interior y son las que manchan al hombre".

_________________________________________________________

¿cómo vivimos nuestra vida de fe?. Es cierto que no fácil poder medir esto, y de hacerlo tal vez podemos hacerlo con las acciones religiosas que realizamos o que no. Más todavía en un tiempo en que muchos se alejan de lo institucional a nivel religioso, es decir, se cree, pero sin referencia a instituciones religiosas, es decir una religión o una vivencia de la fe más “libre”, que pueda ser a la medida de cada cual. Esto no debe sorprendernos ya que vivimos una cultura llamada posmoderna, en que la lógica del mercado y lo desechable es lo que impera, por lo cual también en la esfera de lo religioso esto también sucede. Sin embargo la mayoría de las personas reconocerán que creen en Dios y se consideran personas religiosas, pero ¿qué significa Dios en sus vidas?, es más: ¿en qué Dios creemos?.

Los cristianos creemos en el Dios de Jesucristo revelado en las sagradas escrituras, tanto en el Antiguo Testamento, como en el Nuevo Testamento. Este mes de Septiembre, junto con ser el mes de la Patria, es en la Iglesia Católica el mes de la Biblia (el 30 de septiembre se celebra a san Jerónimo, traductor de la Biblia a latín). Por lo tanto es un tiempo privilegiado para acercarnos a la Biblia. Esto lo podemos vivir en cinco pasos:1) TENERLA: El primer paso de este mes de la Biblia es tener un ejemplar de la Biblia o por lo menos del Nuevo Testamento. La mayoría de nuestros hogares ya la tienen; 2)LEERLA: No basta con tenerla solamente, sino que ahora hay que hacer el ejercicio de tomarla, abrirla y leerla como hizo Jesús (Lc 4, 17); 3)ENTENDERLA: Muchas veces leemos la Biblia y luego no sabemos que nos quiere decir. Nos puede suceder como el Etíope que se encuentra con Felipe (Hechos 8, 30-31); 4) VIVIRLA: Leer y comprender la Biblia es para vivir según la voluntad del Padre de Jesús, como el mismo lo enseñó (Mc 3, 34-35); 5) TRANSMITIRLA: El descubrir el mensaje que Dios tiene para nosotros en su Palabra nos lleva a anunciar a otros el Evangelio, como Jesús lo pide (Mt 28, 19-20). Buen domingo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario