En este Blog encontrará reflexiones sobre la Palabra de Dios, a partir de los textos del evangelio de la Liturgia Dominical. Además de comentarios sobre la Iglesia y sus testigos. Quiere ser una ayuda en el seguimiento de Jesús en la Iglesia desde el sur del mundo.

viernes, 23 de mayo de 2014

Vida Cristiana




En ocasiones se escucha decir que los creyentes somos personas sin mucho juicio y de débil pensamiento y que por lo tanto debemos crearnos un Dios para responder a las interrogantes fundamentales del ser humano: la vida, la convivencia, y la muerte, etc. Sin embargo, y a pesar que desde la fe si encontramos respuestas a lo fundamental, al mismo tiempo le fe nos abre al Misterio de la trascendencia,  y por lo tanto a muchas preguntas. Una mujer u hombre de fe, no es uno que se instala como un sabelotodo en el “sillón de las antiguas verdades” -como decía una canción- sino más bien es una persona abierta a todo lo humano y a lo divino. San Pedro en la segunda lectura de este domingo (1 Ped 3, 15-18), nos insta a estar dispuestos a defendernos delante de cualquiera que pida razón de nuestra esperanza, con respeto y tranquilidad de conciencia.

Hoy son retos distintos los que se imponen a los creyentes, y por eso se exige de nosotros coherencia de palabra y de obra, para poder evangelizar en este estado de Misión permanente que nos pide la Iglesia latinoamericana y el Papa Francisco, desde la asamblea de Aparecida (Brasil 2007). Coherencia que vemos en la predicación de Felipe en la primera lectura (Hch 8,5-8.14-17), donde su palabra es confirmada con signos de parte del Señor, que llevan a la fe y  a la alegría a las personas de Samaria.

Esta vida cristiana coherente, exigida también a los cristianos de hoy, surge de la comunión de los creyentes con el Misterio de Dios en la Trinidad. Jesús lo manifiesta en la lectura del evangelio de Juan de este domingo (Jn 14, 15-21). Seguir a Jesús, significa cumplir su mandamiento de Amor: “el que me ama, será amado por mi Padre, y Yo lo amaré y me manifestaré a él”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario