En este Blog encontrará reflexiones sobre la Palabra de Dios, a partir de los textos del evangelio de la Liturgia Dominical. Además de comentarios sobre la Iglesia y sus testigos. Quiere ser una ayuda en el seguimiento de Jesús en la Iglesia desde el sur del mundo.

jueves, 15 de mayo de 2014

La Iglesia de Cristo



La Iglesia celebra por cincuenta días la alegría de la Resurrección de Cristo, y en el quinto domingo de este tiempo llamado pascual, las lecturas de la liturgia dominical nos recuerdan por una parte como la Iglesia de Cristo en sus orígenes sufre sus primeras crisis de crecimiento (Hch 6, 1-7). El problema se suscitaba por el aumento de discípulos, con las dificultades que esto conllevaba para una mejor organización. Los Apóstoles, inspirados por el Espíritu Santo, encuentran la solución buscando un grupo de hombres justos y de buena fama e imponen las manos sobre los primeros diáconos que trabajarían para un mejor servicio eclesial, del Pueblo de Dios como expresa san Pedro en la segunda lectura de hoy (1P 2, 4-10), la Iglesia es por sobre todo el Pueblo de Dios, piedras vivas, edificados como una casa espiritual, para alcanzar la misericordia de Dios.

El evangelista Juan (Jn 14, 1-12), coloca un dialogo de Jesús con sus discípulos, sobre las promesas eternas prometidas por Él. Cristo nos prepara un lugar en la Casa de su Padre, y él nos preparará el camino. Dos de sus discípulos manifiestan inquietudes. Tomás se pregunta como llegar a ese lugar de la promesa, sino conoce el camino, la respuesta de Jesús es clarificadora y consoladora: “Yo soy el Camino”. Por su parte Felipe dice que se conforma con ver al Padre, la respuesta de Jesús nos da entender que el Hijo y el Padre son de la misma naturaleza: “El que me ha visto, ha visto al Padre”. El Padre y el Hijo son una misma cosa, y sus obras son las mismas. Jesús espera sólo una respuesta de fe de sus discípulos.

Que nuestra Iglesia sepa crecer en los diferentes servicios y ministerios para un verdadero crecimiento en la verdadera fe en Jesucristo su Pastor.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que lindo Padre, tanto tiempo que no veía su blog.
Lo estoy compartiendo con mis amigos del Diploma, la semana pasada comenzamos con Eclesiología. Muy ad oc.

carolina margarita carrasco ojeda dijo...

Maravilloso Padre, qué alegría leerlo.

Publicar un comentario