jueves, 15 de enero de 2015

Jesús sigue llamando


Evangelio según San Juan 1,35-42.

Estaba Juan Bautista otra vez allí con dos de sus discípulos y, mirando a Jesús que pasaba, dijo: "Este es el Cordero de Dios". Los dos discípulos, al oírlo hablar así, siguieron a Jesús.

El se dio vuelta y, viendo que lo seguían, les preguntó: "¿Qué quieren?". Ellos le respondieron: "Rabbí -que traducido significa Maestro- ¿dónde vives?". "Vengan y lo verán", les dijo. Fueron, vieron dónde vivía y se quedaron con él ese día. Era alrededor de las cuatro de la tarde.
 
Uno de los dos que oyeron las palabras de Juan y siguieron a Jesús era Andrés, el hermano de Simón Pedro. Al primero que encontró fue a su propio hermano Simón, y le dijo: "Hemos encontrado al Mesías", que traducido significa Cristo. Entonces lo llevó a donde estaba Jesús. Jesús lo miró y le dijo: "Tú eres Simón, el hijo de Juan: tú te llamarás Cefas", que traducido significa Pedro. 
_____________________________________________

 
En el Domingo segundo del Tiempo Ordinario, y tras una semana en que se ha leído en los evangelios (Marcos en particular) el inicio del ministerio de Jesús y el llamado de sus primeros discípulos, encontramos en la liturgia dominical textos que nos evocan a la llamada profunda que Dios hace a seguirlo de una manera particular. El llamado a los primeros discípulos según el evangelista Juan, está precedido por el llamado al profeta Samuel (Primera lectura: 1Sam 3, 3b-10.19), el joven Samuel recibe el llamado de Dios, y con la ayuda de un guía (Elí), aprende a responder a esta llamada: “habla Señor, que tu servidor escucha”.

San Pablo hace un ferviente llamado a quienes ya se han comprometido con el Señor (1Cor 6, 13c-15a.17-20), a mantenerse unidos a Él en un mismo Espíritu. El cuerpo –dice el apóstol- es Templo del Espíritu Santo, que habita en nosotros.

Los primeros discípulos se acercan a Jesús motivados por Juan el Bautista, y quieren saber donde vive Jesús. “Vengan y verán”, es la respuesta de Jesús, y se quedaron con Él. Es el llamado a vivir más íntimamente con Jesús, es un llamado a tantos jóvenes a seguirlo, también en la vida sacerdotal o en la vida religiosa. Seguir a Jesús más de cerca, consagrando la vida, es una opción real y valedera también hoy para los jóvenes que buscan un camino en la vida.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un nuevo Pentecostés

 (Que el siervo de Dios, Mons. Enrique Alvear -obispo de los pobres- interceda para que el Papa Francisco tome...